Sobre mí

Nací en Pamplona durante el frío enero del 83, aunque resido en Gipuzkoa y tengo una peligrosa ascendencia alemana, que a veces se descontrola un poco. De niña soñaba con ser periodista, pero actualmente me dedico al marketing en una empresa de comunicación, y tras varios relatos inacabados con los que he torturado a mis amigas durante años, acabé dando rienda suelta a mi pasión escritora con la bilogía Everlasting Wound: Todas las malditas decisiones (nominada a la Mejor novela New Adult nacional en los Premios Rincón Romántico 2018) y Todas las benditas decisiones, ambas publicadas bajo el sello Phoebe de Ediciones Pàmies en 2018. Todas las promesas que rompimos, spin-off de lectura independiente y autoconclusivo, vio la luz en septiembre de 2020 bajo el mismo sello.

Cuando no estoy tecleando, me dedico a hacer el mal con mis compañeras en el podcast sobre literatura romántica Gintonizadas.

Mis dos grandes aficiones son la lectura y la música, pero nunca ambas a la vez. Mi superpoder es que soy capaz de aprenderme una canción en poco tiempo y cantarla en el coche a todo pulmón. Me encantan el Hard Rock y el Metal Sinfónico, sobre todo las baladas épicas que te dejan sin respiración, aunque en la intimidad es posible que me pilles escuchando Lady Gaga o algún éxito de los 60. Me encantan los coches, adoro el diseño y la velocidad, pero odio conducir, es la paradoja de mi vida. Mi serie favorita es Shameless, porque me siento como un miembro más de la familia, hago ganchillo, me encanta la jardinería y sé cocinar. Mi madre todavía no se lo explica, no sabe a quién he salido.

Si preguntáis a mis amistades os dirán que siempre visto de negro, pero eso no es del todo cierto, hay días en los que voy de negro oscuro y otros de negro chillón, siempre a “contrapantone”. El color de mi pintauñas varía según mi humor, cuidado si las llevo pintadas de verde…

Menú